Vigilancia aérea

El sector de las aeronaves pilotadas por control remoto, los llamados drones o RPAS, ha sido objeto de un gran crecimiento en los últimos años. Prueba de ello es que la Policía Nacional ha puesto en marcha -en la ciudad de Madrid- un sistema de seguridad mediante Inteligencia Artificial (IA) para detectar a los pilotos de drones que cometen irregularidades como, por ejemplo, atravesar el espacio aéreo restringido. El «método anti-dron», que aún está en pruebas, ha permitido a los efectivos localizar a los responsables de 545 vuelos irregulares en los últimos dos meses.

También la Dirección General de Tráfico cubrirá parte de la vigilancia en carreteras en tiempo real mediante drones. En este caso, el agente de Tráfico podrá comprobar desde el receptor si un automovilista lleva puesto el cinturón de seguridad, si está adelantando por un lugar indebido o si viaja hablando por el teléfono móvil. Los aparatos pueden desplazarse hasta 15 kilómetros en línea recta, una distancia suficiente para poder controlar un tramo de carretera lo suficientemente amplio.

El marco jurídico de lo que está por venir.

Es por ello por lo que ha surgido la necesidad de establecer un nuevo marco jurídico que permita un desarrollo sostenible de este sector emergente, tanto en el ámbito de la seguridad pública como en el ámbito privado en aquello referente a su uso y utilización.

Así mismo, y viendo la puesta en práctica de estas iniciativas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ante la escalada de violencia, por ejemplo, en las calles de Barcelona, deberíamos de preguntarnos: ¿para cuándo la videovigilancia y el control de los espacios públicos a través de RPAS?

La respuesta no será fácil si tenemos en cuenta que una de las variables de su utilización va a centrarse en la dicotomía sobre la legalidad o ilegalidad del tratamiento de los datos de carácter personal. Sobre todo, en aquello referente a la captación de imágenes y reconocimiento facial, aunque, puestos a ponderar entre el derecho a la protección de datos y el derecho a la integridad física o seguridad de las personas, podemos entender que esa dicotomía de la que hablamos va a desaparecer.

Sin duda, su utilización va a tener partidarios y detractores pero, tarde o temprano, va a ser una necesidad imperiosa poder controlar ciertas zonas del espacio público, especialmente mediante tecnologías que supongan un plus de seguridad para los ciudadanos que las transitan, y los drones están capacitados para llevar a cabo esta función.

Si quieres pilotar un dron deberás de saber.

Para los interesados en el tema y, para facilitar un poco más su comprensión, a continuación vamos a definir los términos que hacen referencia a las “naves” a las que nos referimos:

Dron / drone: puede considerarse una adaptación válida al español del sustantivo inglés drone (literalmente abeja macho o zángano), con el que se designa en aeronáutica para denominar los vehículos aéreos no tripulados, la mayoría de uso militar. Según el diccionario de la RAE: Aeronave no tripulada.

UAV (Unmanned Aerial Vehicle): Vehículo aéreo no tripulado.

UAS (Unmanned Aerial System): Sistema aéreo no tripulado, es decir, el avión más el sistema de control.

UCAV (Unmanned Combat Aerial Vehicle): Vehículo aéreo no tripulado de combate, para referirse a los aparatos que son capaces de portar armamento para atacar objetivos.

RPA (Remotely Piloted Aircraft): Aviones controlados de forma remota. Se trata de un concepto que surgió con fuerza en EEUU para evitar que la gente se atemorice por el uso de estos ingenios en medios urbanos pensando que no hay ninguna persona que se haga cargo de evitar un desastre en caso de avería en vuelo.

RPAS (Remotely Piloted Aircraft System): Sistema aéreo tripulado de forma remota, en el caso de que se incluya el aparato y el sistema de control. Este término ha ido haciéndose hueco en todo tipo de informes, sobre todo de la UE que llama con este nombre a los aparatos de uso civil.

Asi, Drone y UAV / UAS suelen ser denominaciones para aparatos militares y RPA/RPAS para civiles. Todos los RPA son UAV, ya que son vehículos aéreos no tripulados, pero no todos los UAV son RPA, ya que para ello deben estar controlados por una persona y algunas veces se controlan de forma automática.

Sobre esos nombres y, para finalizar, un poco de diversión

Una de las grandes prioridades de las autoridades sería clarificar con qué nombre se denomina a cada tipo de vehículo, ya que puede generar problemas legales a la hora de permitir su uso en el espacio aéreo. El caos que existe es evidente y prueba de ello es que la propia Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO, por sus siglas en inglés) habla de estos ingenios como:

UA (Unmanned Aircraft): Avión no tripulado, para llamar lo que popularmente se denomina UAV.

Ya en un ámbito más lúdico, quisiera invitarles a ver el espectáculo de luces realizado con RPAS que la empresa Intel© ofrece en diferentes partes del mundo:

https://www.intel.es/content/www/es/es/technology-innovation/aerial-technology-light-show.html