Difusión

La  publicidad de las apuestas online en la televisión ha ido disminuyendo en los últimos años. Los anuncios protagonizados por figuras mediáticas  para vender productos de azar se están limitando a horarios donde no todo el mundo pueda verlos.

El objetivo, sin duda, es proteger a los más vulnerables, los menores de edad, que ven a sus ídolos jugando al póker de  forma inofensiva. Nada más lejos de la realidad, esto tipo de actividades pueden acarrear serias adicciones al juego desde una edad temprana. El sistema de iniciación se ha ido transformando, pues a diferencia de los ludópatas tradicionales que se dirigían a un bar y se iban a las tragaperras, ahora desde casa, cualquier menor puede realizar apuestas online.  Las apuestas online reúnen una serie de características que las hacen aún más atractivas:  el anonimato, la inmediatez y la tarifa plana  horaria.. cualquier hora del día se puede tener acceso a los juegos  de azar y además, nadie sabe quién eres.  BINGO!  ¿Fantástico, no? Sí, pero muy peligroso.

Regulación

En España el  juego online se regula mediante la ley 13/2011 de 27 de mayo de 2011, una ley de hace 8 años con  fuertes lagunas jurídicas por no contemplar, ni el uso de la publicidad, ni medidas fiables para autentificar a los usuarios mayores de edad. Mientras tanto,  el número de jóvenes que utilizan las apuestas online como una herramienta de dinero fácil continúa al alza.

Gamificación

Para más inri, el sector de las apuestas online está viviendo un proceso de gamificación paulatino, integrándose desde hace unos años en los videojuegos multiplataforma. Este proceso se ha ido extendiendo hasta tal punto que  algunos “gamers” han criticado el uso de estas prácticas en portales de internet y blogs. 

Pan European Game Information – PEGI

La última polémica  derivada de este asunto ha  aparecido durante estos días en los medios de comunicación, donde se denunciaba la exposición abusiva de juegos de azar en el tráiler de un videojuego  recomendado a niños mayores de 3 años por la toda poderosa PEGI “Pan European Game Information”. 

Conclusiones

Desde mi punto de vista, nos encontramos ante un tipo de entretenimiento clásico que ha evolucionado lucrativamente,  pues ha incrementando exponencialmente su público objetivo gracias a la publicidad online, una la legislación laxa y a  la vinculación con la industria de los videojuegos y los deportes. Si años atrás las apuestas se reducían a determinados estratos sociales que diferían en función de las características del juego, ahora con el formato online, se ha extendido universalmente  a todos los grupos de edad con acceso ilimitado. Francamente,   a mi, ya no me apetece JUGAR!