Esta cápsula pretende abordar en el análisis de las cookies e inferencias de terceros que se producen cuando un usuario accede a una página web. Veremos que no son pocas las empresas que obtienen información y el flujo que se produce.

Prolegómenos

Como ya explicó nuestra compañera Laura Vila Gòdia aquí, las cookies llevan años siendo parte del ecosistema internet, de hecho, en general no sabemos qué son pero sabemos que están ahí, como los “bífidus”. Tal es así, que no somos conocedores de la magnitud del rastro que dejamos por la web, y mucho menos de la recaptación que se produce de nuestra información por terceros que ni conocemos. Como de la necesidad nacen soluciones, existen en el mercado softwares capaces de analizar a donde va a parar ese flujo de información.

Webxray como analizador de cookies e inferencias de terceros. Gracias Tim Libert

Debemos dar las gracias a Tim Libert por su inquietud a ese flujo de información personal que se produce cuando entramos en una página web aleatoria. De ahí nació webxray.

Es gratuito, es sencillo de utilizar y es muy eficaz, de hecho tarda alrededor de 45 segundos en analizar las cookies e inferencias de terceros de una página web. Y es que parece mentira que leyendo ciertas políticas de privacidad no haya un mínimo decoro, porque del hecho al trecho hay camino, y en el mundo cookies las cosas están o mal o a medio hacer, y ni mucho menos se define correctamente la existencia de todas y cada una de las cookies que se instalan en nuestros navegadores.

He aquí la prueba, qué mejor que analizar la propia página web desde donde te informas de todas las novedades de derecho en nuevas tecnologías, seáse, justic-e.legal.

Recuento de marcadores:

  • Cookies de terceras partes: 0.
  • Inferencias de terceros: 2 (ambas de Google).

Qué mejor que comparar con otra página web, por ejemplo la del diario deportivo Marca.

Recuento de marcadores:

  • Cookies de terceras partes: 29.
  • Inferencias de terceros: 26 (a la derecha de cada una aparece la empresa que hay detrás).

LA PREGUNTA es: somos conscientes de lo qué hay detrás de una página web? Aceptamos las cookies, pero qué aceptamos? Y cuánto aceptamos?

Y el análisis de este medio de comunicación para nada pretende ser tendencioso. Los resultados son similares en infinitud de páginas webs, por lo que el lucro es constante al precio de nuestra información, que damos gratuitamente por cierto.

La comparativa con las políticas de cookies y políticas de privacidad

Ya les adelanto que ni mucho menos se especifican todas y cada una de las cookies e inferencias de terceros que se producen. La cuestión sería simple, porqué no?

Pues en principio es por un tema de decoro, no hay razón ninguna de no poner a disposición del usuario una tabla con cada una de las cookies que se pretenden instalar en el navegador del usuario que accede a dicha página y definir su función. Tampoco se entiende que no se nombren cada una de las empresas a las que se cede información que se recopila con el acceso.

En la política de cookies de Marca.com no se otorga un listado, de hecho deriva al grupo empresarial, por lo que la filial (Marca) no dispone de una política de cookies propia.

Multitud de ejemplos podría darles, pero no pretendo que esto derive en algo más que una cápsula.

Nos leemos justicieros.